‘Contrasts Age’ ‘Edad de los Contrastes’. Una definición más que acertada para referirnos a la sociedad actual y al mundo de hoy en día, y probablemente el nombre por el que las próximas generaciones nos identifiquen en un futuro cercano.

Millennials y Generación Z

Los resquicios de los millennials y de la llamada Generación Z se han fusionado, constituyendo una amalgama difícil de clasificar marcada por la heterogeneidad. Las disparidades entre los habitantes de esta era no dejan de acrecentarse, mientras que las similitudes y los rasgos comunes se diluyen en la miscelánea.

Mientras la digitalización y las redes sociales favorecen la globalización y posibilitan las relaciones interpersonales entre continentes, gobiernos como el de Estados Unidos, Italia o Reino Unido apuestan firmemente por una vuelta al proteccionismo y la delimitación de fronteras. Mientras en Países Bajos, Canadá o España, el matrimonio igualitario es una realidad desde hace más de una década, en más de 70 naciones ser gay, lesbiana o transexual continúa siendo ilegal, incluso letal.

El concepto de realidad única se ha desvanecido por completo. Lo mismo ocurre en el ámbito de la moda y la estética. Si bien es cierto que los cánones y las pautas de vestimenta provenientes de siglos anteriores no han llegado a desaparecer totalmente, los límites entre lo permitido y lo prohibido se enfrentan a una disipación progresiva.

La belleza convive con la fealdad, el lujo con el prêt-à-porter, la tecnología con la tradición. Algo impensable hasta hace menos de un siglo, donde la moda era el más fidedigno reflejo del rango social de una persona, su riqueza y su poder. La estética sigue siendo una herramienta eficaz a la hora de comunicar un mensaje, y nunca ha dejado de serlo. Pero ahora el emisor está menos encorsetado, y tiene al alcance instrumentos nunca antes vistos de los que poder servirse.

Vetements es uno de los máximos exponentes de esta ‘Edad de los Contrastes’

La firma fundada por Demna Gvasalia ha puesto en entredicho el buen gusto y las pautas de estilo desde su creación en 2013. Ya lo decía la icónica editora de moda Diana Vreeland “Demasiado buen gusto puede llegar a ser aburrido”.

John Galliano explora a través de Maison Margiela la decadencia, el desagrado y la irreverencia más absoluta. Balenciaga apuesta por el feísmo y lo convierte en objeto de deseo. Gucci crea reproducciones en cera de las cabezas de los modelos y las sube a la pasarela, como si de una película de terror se tratase. Y mientras Jimmy Choo y Manolo Blahnik no dejan de caer en ventas, las ugly sneakers, o lo que es lo mismo, las deportivas más feas del mercado, son las nuevas reliquias entre los adolescentes.

Los seres humanos tenemos tan solo 3 cosas que nos unen hoy en día. 3 fenómenos comunes a todos y cada uno de nosotros, con independencia de cuál sea nuestro origen, edad o etnia. El auge de la fealdad, el cambio climático y el plástico. Tres cuestiones que, nos gusten o no, son una realidad irrefutable; y todas ellas tienen su germen en la propia raza humana.

Fotografía BORIS EDROSA

Dirección PAULA SABORIDO

Asistente WALTER LEYVAS

Estilismo TERESA SERRANO

Peluquería DANIEL NÚÑEZ

Maquillaje ANA RANCIER

Modelos MARIANG MATURANA y LIDIA NCO MUKIDI

Agencia MINOIRE MODELS

 

 

Editorial What did you have? More balls than you, Tim.
Editorial What did you have? More balls than you, Tim.
Pendientes SANDRA PALOMAR Vestido MAISON MESA
Editorial What did you have? More balls than you, Tim.
Sombrero MAISON MESA Pendientes SANDRA PALOMAR Traje y Top RINASCIMENTO
Editorial What did you have? More balls than you, Tim.
Diadema SFERA Pendientes SANDRA PALOMAR Poncho THE BRIGHTEST EYES Vestido RINASCIMIENTO Tela JOSÉ MARÍA RUÍZ SEDA
Editorial What did you have? More balls than you, Tim.
Vestido MAISON MESA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *