En un mundo de terror como en el que nos encontramos, resulta un alivio dejarse llevar por la ciencia ficción con series como Ratched. Se trata de la adaptación de la novela de Ken Kesey de 1962 “Alguien voló sobre el nido del cuco”, con un estilo similar al de American Horror Story. En la nueva versión de Netflix se aprecian varias diferencias con respecto al libro original tales como el nombre de pila de la protagonista, Mildred, o el desarrollo de subtramas internas con material LGTBI en una época en la que la homosexualidad todavía era considerada una enfermedad mental.

 

ra

 

La serie inicia con una masacre al estilo slasher que consigue captar la atención del espectador desde el minuto cero. La escalofriante enfermera Mildred Ratched, interpretada por Sarah Paulson, encarna a uno de los villanos más memorables del siglo XX. La producción de Murphy consigue helarnos la sangre con las crueles experimentaciones de Ratched y, al mismo tiempo, hallar un atisbo de humanidad en la enfermera al entrever su traumático pasado.

 

757d39dcd6e33142dbd3b279d8ebd012

 

Esta adaptación televisiva muestra una estética llamativa y elegante que destaca especialmente en el vestuario para caracterizar a los personajes en la América de los años cuarenta. En Ratched se vislumbran los colores vibrantes como los grandes protagonistas de la serie, especialmente, en la vestimenta de Mildred, y se reserva el rojo para los labios y para la constante apariencia de sangre.

 

g

 

Versan una gran variedad de estilos absolutamente fabulosos. En el caso de Mildred observamos conjuntos detallados compuestos por vestidos camiseros y los dos piezas de faldas amplias, cuerpos ceñidos y cinturas de avispa. En cuanto a los accesorios, destacan los cinturones, capas, sombreros, pañuelos, guantes, broches y bolsos tipo Kelly de Hermès. Además, Mildred tiene a aparecer con espectaculares peinados de recogidos bajos, un clásico del estilo de la década. Por su parte, Gwendolyn, la secretaria de prensa del gobernador interpretada por Cynthia Nixon (quien ya fue un icono de la moda en Sexo en Nueva York como Miranda), lleva looks más apagados de tonalidades tostadas o en azul marino, unos outfits más endurecidos para una mujer trabajadora empoderada. Respecto a Leonore Osgood, el papel de Sharon Stone, refleja una estilo más lujoso portando abrigos de piel, ropa de seda y una amplia gama de joyas.

 

sharon

Celia Margelí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *